Inicio » Abogados especializados en Derecho de familia » Modificación de medidas

¿Para que sirve el procedimiento de modificación de medidas?

El procedimiento de modificación de medidas es un procedimiento judicial previsto para modificar todas o algunas de las medidas acordadas en la resolución judicial previa que regula el divorcio, separación o relaciones paterno filiales.

A menudo, las medidas impuestas por las sentencias de divorcio, separación o relaciones paterno filiales, que regulan los efectos tras la ruptura, quedan desfasadas, ya que las circunstancias que motivaron tal regulación cambian sustancialmente, lo que conlleva la necesidad de que estas medidas sean modificadas y adaptadas a la situación actual.

En estos procesos el Juez valora las circunstancias actuales y, conforme a ello, siempre y cuando lo estime conveniente, modifica las medidas para adaptarlas lo mejor posible a las nuevas situaciones.

Los abogados de familia en nuestro despacho, a menudo, nos encontramos con estas situaciones, casi tan habituales como los procesos de divorcio y separación propiamente dichos.

¿Cuándo tengo que iniciar el procedimiento de modificación de medidas?

Es importante que tengamos presente la necesidad de acudir a este tipo de procedimientos antes de incumplir cualquier término de la sentencia. La imposibilidad de cumplir las medidas dictadas por la sentencia, ante un cambio de circunstancias, nos puede provocar males mayores, que sin duda lamentaremos, tal y como analizamos a continuación.

Por ello, en cuanto confirmes tu imposibilidad de cumplir algún término de la sentencia, debes contactar con tu abogado matrimonialista para iniciar sin demora este proceso judicial.

¿Cuándo tengo que iniciar el procedimiento de modificación de medidas?

Es importante que tengamos presente la necesidad de acudir a este tipo de procedimientos antes de incumplir cualquier término de la sentencia. La imposibilidad de cumplir las medidas dictadas por la sentencia, ante un cambio de circunstancias, nos puede provocar males mayores, que sin duda lamentaremos, tal y como analizamos a continuación.

Por ello, en cuanto confirmes tu imposibilidad de cumplir algún término de la sentencia, debes contactar con tu abogado matrimonialista para iniciar sin demora este proceso judicial.

¿Qué requisitos se tienen que dar para que prospere el procedimiento de modificación de medidas?
Como imaginaréis, no todos los procedimientos de modificación de medidas prosperan, ya que será necesario que concurran una serie de circunstancias para que el proceso finalice con el éxito perseguido por el demandante.

Existen una serie de requisitos comunes a todos los procedimientos de modificación de medidas, que han sido determinados tanto por la doctrina como por la jurisprudencia. Éstos son los siguientes:

  • Concurrencia de un cambio objetivo de las circunstancias que motivaron la sentencia que pretendemos modificar. Normalmente hablamos de hechos nuevos no contemplados en el momento de dictarse la sentencia de divorcio, separación o relaciones paterno filiales.
  • El cambio debe tener entidad suficiente, es decir, que implique la necesidad de modificar la medida acordada para que ésta pueda ser cumplida.
  • Que se trate de un cambio con características de permanencia en el tiempo, y no meramente coyuntural o pasajero.
  • Que sea un cambio involuntario. Esto es, que no haya sido provocado conscientemente por la persona que solicita la modificación.

¡Cuidado! Si el único cambio que alegamos es provocado voluntariamente como puede ser el nacimiento de un nuevo hijo, la modificación de medidas no prosperará. En los casos de nacimiento de nuevo hijo, nuestro consejo es que este cambio vaya acompañado de otros factores, ya que es reiterada la jurisprudencia existente en este punto que confirma que el nacimiento de un nuevo hijo, por sí solo, no puede ser considerado como un cambio sustancial de las circunstancias, por tratarse, entre otros factores, de un cambio provocado voluntariamente.

  • Deberá tratarse de un cambio imprevisible o imprevisto.

A priori estos son los requisitos que deben concurrir para que el procedimiento de modificación de medidas llegue a buen fin, sin embargo, cada caso es un mundo y como tal, habrá que valorarlo de manera individualizada. Por ello, es fundamental que tu abogado matrimonialista evalúe tu situación y te ofrezca su visión más realista y honesta desde su experiencia profesional.

¿Cuáles son las medidas más comunes cuya modificación se solicita?

Los casos más comunes, como veremos a continuación, son:

 

  1. Modificación de la cuantía de la pensión alimenticia
  2. Extinción de la pensión de alimentos por alcanzar el hijo la independencia económica.
  3. Cambio de guarda y custodia
  4. Modificación en el régimen de visitas fijado a favor de un progenitor
  5. Uso del domicilio familiar

1-¿Como conseguir entonces la modificación de la cuantía de la pensión alimenticia?

Las causas para solicitar la reducción o el aumento de la pensión parecen obvias: aumento de los gastos del hijo menor, reducción significativa de los gastos al pasar de un colegio privado a uno público, reducción significativa del salario de la persona obligada al pago de la pensión, etc… No podemos olvidar que para que prospere el cambio satisfactoriamente éste debe ser imprevisible y permanente o duradero en el tiempo, ya que una situación temporal de unos meses no será tenido en cuenta por el tribunal como un cambio sustancial de circunstancias.

 

Hace pocos meses os contábamos uno de nuestros casos de éxito que había conseguido nuestra abogada matrimonialista precisamente sobre este tema.

 

Como decimos, ante problemas económicos que impiden hacer frente a la pensión de alimentos fijada, se debe solicitar una modificación de medidas a la mayor brevedad. En estos casos nos encontramos a menudo con procedimientos iniciados de forma “tardía”, con las consecuencias negativas en el ámbito penal que provocan los impagos de alimentos.

Decimos esto porque no son pocos los clientes que acuden a su abogado matrimonialista cuando ha incurrido en varios meses de impago de alimentos, al estar atravesando problemas económicos de cualquier índole. El problema viene cuando de la mano de estos incumplimientos existe un procedimiento penal iniciado por la otra parte ante tales impagos.

2-¿Se puede solicitar también la extinción de la pensión de alimentos? ¿En qué casos?

Otra de las causas más comunes para iniciar el procedimiento de modificación de medidas, se da cuando el hijo que percibe la pensión de alimentos alcanza la independencia económica, de tal suerte que no requiere de la pensión de alimentos para su subsistencia.

 

Recordemos que nuestro Código Civil en su artículo 152.3 prevé entre las causas de extinción de la pensión de alimentos no sólo el hecho de que el hijo/a tenga empleo, sino también la situación de que, disponiendo de estudios, formación suficiente para acceder a un puesto de trabajo, éste/a no lo haga por causas imputables a su voluntad. Ahora bien, como siempre, esta circunstancia deberá quedar perfectamente acreditada.

 

No olvidemos que, salvo que la sentencia inicial fije una fecha concreta de extinción de la pensión, deberemos acudir a un procedimiento de modificación de medidas donde el Juez confirme esta independencia y extinga la pensión fijada, siendo ese momento y no otro cuando el progenitor podrá dejar de pagar la pensión. De lo contrario, en tanto no exista una resolución judicial de modificación de medidas que elimine esa obligación económica, el obligado al pago deberá seguir abonando cada mensualidad, por mucho que tenga constancia de la independencia de su hijo/a, pudiendo incurrir en un impago de alimentos si no lo hace.

Ya os hemos contado la trascendencia de este proceso en este artículo sobre impago de pensión de alimentos, por lo que deberás seguir los pasos que tu abogado matrimonialista te aconseje para evitar posibles perjuicios futuros.

 

3-Y el cambio del lugar de residencia de uno de los progenitores, ¿motivaría un procedimiento de modificación de medidas?

También ocurre, con frecuencia, que uno de los progenitores encuentra trabajo en otra ciudad o comunidad autónoma, que requiere un cambio de domicilio; cambio que le impide el cumplimiento del régimen de visitas, tanto si se trata del progenitor no custodio como del progenitor custodio.

 

No podemos olvidar que el ejercicio de la custodia de un menor no faculta al progenitor que la ostenta a cambiar su residencia a otra ciudad sin el consentimiento del otro progenitor, en la medida en que dificulte el ejercicio ordinario del régimen de visitas, además de otros factores de suma importancia.

Por ello, si nos encontramos en la necesidad de llevar a cabo un cambio de domicilio que perjudique las visitas del otro progenitor o que impida que éstas se cumplan, deberemos iniciar un procedimiento de modificación de medidas donde el Juez, valorando el nuevo escenario, acuerde las medidas que proceda en beneficio como siempre del interés del menor.

 

4-¿Puede solicitarse el cambio a custodia compartida a través del procedimiento de modificación de medidas?

De igual modo que en el caso anterior, también es perfectamente viable solicitar el cambio a una custodia compartida cuando previamente se ha pactado una custodia monoparental, o cuando el Juez en el momento de la ruptura acordó la custodia exclusiva a favor de uno de los progenitores.

 

En esta ocasión será necesario demostrar y acreditar, y para ello será fundamental la labor de tu abogado matrimonialista, que el interés del menor requiere ese cambio, siendo esta la única forma posible de que se garantice la especial protección que requiere el menor.

 

Las modificaciones de medidas en estos casos no son procedimientos fáciles, ya que en muchas ocasiones el Juzgador puede entender que no existe un cambio sustancial e imprevisible, requisito básico para que la modificación prospere, y por ello que deba mantenerse el régimen de custodia acordado con anterioridad.

 

Como decimos, es vital que tu abogado de modificación de medidas logre demostrar que la custodia compartida es la medida que mejor protege el interés de los menores, así como el deseo de éstos a que el cambio tenga lugar. El Tribunal Supremo en una de sus últimas sentencias sobre el tema, en concreto la de 20 de noviembre de 2018 (654/2018) decía:

 

 

“3.-Esta Sala no ha negado que pueda acordarse la guarda y custodia compartida por cambio de circunstancias, incluso habiendo precedido convenio regulador de los progenitores sobre la guarda y custodia de los hijos, pero siempre por causas justificadas y serias, motivadas por el tiempo transcurrido desde que se adoptó judicialmente la medida, y siempre partiendo del interés del menor.Y es lo cierto que la sentencia relativiza los cambios producidos desde el convenio regulador hasta la fecha, haciendo prácticamente inviable la posibilidad de cambiar las medidas establecidas con evidente marginación en su motivación del interés y beneficio de la menor en el cambio de custodia interesado.

4.- Cambios ha habido desde entonces: la edad de la niña, su deseo de estar más tiempo con su padre o el mismo que con su madre y el progresivo cambio jurisprudencial de esta sala respecto a la modificación de medidas acordadas con anterioridad. Lo que hace la sentencia es petrificar la situación de la niña desde el momento del pacto, frente a una decidida voluntad de aumentar la relación con su padre, sin atender a los cambios que desde entonces se han producido. Con frecuencia se olvida que la redacción del artículo 92 no permite concluir que se trata de una medida excepcional, sino que, al contrario, habrá de considerarse normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible y en tanto en cuanto lo sea, como con reiteración ha dicho esta sala desde la sentencia 257/2013, de 29 de abril.

5.- Entre estos criterios se deben tener en cuenta los deseos manifestados por los menores y el resultado de los informes exigidos legalmente, además de cualquier otro que permita a los menores una vida adecuadaen una convivencia que forzosamente deberá ser más compleja que la que se lleva a cabo cuando los progenitores conviven, y es evidente que todos ellos apuntan la conveniencia de adoptar este sistema de guarda y custodia

 

5-Y en cuanto al uso del domicilio familiar ¿cabe también modificación?

La atribución del uso del domicilio familiar, es una medida que puede ser modificada a través del proceso de modificación de medidas correspondiente, siempre y cuando haya existido un cambio que motive su variación.

 

Al hablar de cambio de circunstancias en este aspecto, nos referimos a que por ejemplo el menor por cual se acordó la atribución del uso del domicilio a favor de un progenitor ya sea independiente económicamente, haya pasado a residir con el otro progenitoro que por ejemplo en un matrimonio sin hijos se le hubiera atribuido el domicilio al que tuviera una peor situación económica, y haya venido a mejor fortuna.

 

Todos ellos son ejemplos de cambio de circunstancias que requieren de una nueva valoración de la situación con respecto al uso del domicilio.

 

Recientemente, también el Tribunal Supremo introdujo, a través de una de sus sentencias más recientes, otra situación que también propicia este cambio de circunscritas: el hecho de que el ex cónyuge al que se le haya atribuido el domicilio que fuera domicilio familiar, conviva en el mismo con una tercera persona, su actual pareja. Como ya os explicamos con detalle en nuestro post sobre la sentencia del supremo modificación del uso de la vivienda el alto Tribunal entiende que la convivencia con una nueva pareja hace perder la antigua naturaleza que se le había dado en un inicio a la vivienda, “por servir en su uso a una familia distinta y diferente” y por ello procede la extinción de su uso en el momento en que se proceda a la liquidación de la sociedad de gananciales.

¿Qué es lo más importante para conseguir el éxito en el procedimiento de modificación de medidas?
Como en cualquier procedimiento, en el de modificación de medidas la prueba es fundamental, sin embargo, desde nuestro punto de vista, en el procedimiento de modificación de medidas la prueba adquiere un papel más importante aún.

No olvidemos que se trata de procedimientos en los que ya contamos con una regulación previa, que en su momento el Juez consideró acertada, de ahí la importancia de probar ese cambio de circunstancia que aconseja la modificación.

¡Recuerda! no es suficiente con que tu abogado matrimonialista alegue o manifieste ese cambio de circunstancias, es necesario que se acredite documentalmente o a través de cualquier medio de prueba el cambio que se ha producido.

En IENE Abogados Madrid conocemos perfectamente la problemática de prueba, que va aparejada siempre a estos procedimientos. Por ello, dedicamos todos nuestros esfuerzos en comparar el escenario inicial y el actual, probando todas y cada una de aquellas manifestaciones que incluimos en nuestra demanda

¿Ante qué juzgado deberé presentar la demanda de modificación de medidas ?
Una de las cuestiones importantes, que cobran especial importancia para el abogado matrimonialista al iniciar un procedimiento de modificación de medidas, se centra en el Juzgado competente para su tramitación, es decir, ¿el procedimiento de modificación de medidas será resuelto por el mismo Juzgado que acordó la separación/ divorcio? o por el contrario, ¿será un nuevo Juzgado el que se pronuncie al respecto?

Tras muchos años de debates, tanto doctrinales como jurisprudenciales, donde el Tribunal Supremo, a priori, parecía inclinarse a favor de que fuera el mismo Juzgado que conoció el divorcio el que se pronunciara sobre la modificación de medidas, se decidió que fuera un nuevo Juzgado el que resolviera el asunto. Finalmente, tras dictarse la Ley 42/2015 de 5 de octubre que modifica la Ley de Enjuiciamiento Civil la discusión queda cerrada: el Juzgado competente para resolver el procedimiento de modificación de medidas es el mismo que conoció del procedimiento anterior (separación, divorcio o relaciones paterno filiales) artículo 775 Ley Enjuiciamiento Civil.

 

¿Pueden condenarme en costas en un procedimiento de modificación de medidas?
Además del éxito perseguido en estos procedimientos, otro factor a tener en cuenta es la posible condena en costas que el Juzgado podrá imponer a la parte demandante en caso de no estimar la demanda presentada, o mejor dicho, en caso de desestimar íntegramente la demanda de modificación de medidas.

En los procedimientos iniciales de divorcio, separación y relaciones paterno filiales, la condena en costas es inexistente, debiendo correr cada parte con los honorarios de su abogado y procurador.

Cuestión diferente la encontramos en los procedimientos de modificación de medidas, donde una condena en costas (condena a pagar los honorarios del abogado contrario) es posible siempre que el Juzgado desestime íntegramente nuestra demanda. Por ello deberemos valorar detenidamente los pros y los contras, analizando las posibilidades de éxito con las que contamos.

Como verás, pese a tratarse de procedimientos de suma importancia y muy comunes ante los que un abogado matrimonialista se enfrenta a diario, es necesario, como siempre, dedicarle todos los esfuerzos y dedicación posible, ya que de lo contrario los objetivos perseguidos quedarán en “agua de borrajas”.

¿Empezamos?

Te contactamos

Facilítanos tu teléfono y te llamamos

Te contactamos

Facilítanos tu teléfono y te llamamos

Thanks!

Política de cookies

Utilizamos cookies para mejorar la experiencia del usuario.

Leer más

¡Gracias! Pronto nos pondremos en contacto contigo :)